La mayoría de los clientes espera que lo hagas y créeme que algunos se quedarán contigo sin importar nada más, solo por lo buena que eres haciéndolo. Desde chavos los hombres tienen fantasías en torno a las mamadas y para ellos representa el control y la dominación de una mujer. Así que como escort es elemental que sepas hacerlo bien. Aquí te van unos consejos.

1. No te centres solo en el pene. Sí, el primer consejo es que no concentres todos tus esfuerzos en el propio pene. Las ingles, el perineo o incluso los testículos (aunque con cuidado) son zonas repletas de terminaciones nerviosas donde le encantará que te detengas. Los besos, las caricias o incluso la respiración en estas partes calentará, y mucho, a tu cliente antes de introducir el pene en tu boca.

2. Presiona con los labios y la mano. Después de jugar alrededor de él, introduce el pene en la boca lentamente. En este sentido, ten mucho cuidado con los dientes, asegúrate de que solo estás usando labios y lengua. El contacto, cuando más cercano sea, mejor, así que presiona ligeramente con los labios y la mano el pene para darle más placer.

3. Juega con la lengua. Porque aquí la lengua, además de la boca, también juega un papel fundamental. Juega con ella mientras se introduce el pene en la boca. Hazlo dando pequeños golpes en el glande y pasándola alrededor de éste. Ejerce presión con ella y muévela de forma desigual: diferentes ritmos, diferente presión, diferentes sitios… ¡Cuanto más varíes, más divertido!

4. El contacto visual y tu intuición. Ver a tu cliente en este momento te dará mucha información. Mirarlo a los ojos te ayudará a saber qué es lo que le está gustando por sus gestos y, a ellos, por lo general, les excita mucho que los mires en ese momento. Sin embargo, si no lo ves claro, haz caso a lo que sucede a tu alrededor para saber si le está gustando: si su respiración se acelera, si gime, o si da pequeños empujones hacia tu cabeza con su cadera, es que todo está yendo bien.

5. Adáptate a su forma. Mucha gente se pregunta si debe introducir el pene entero en la boca o centrarse en el glande. Pues bien, sobre gustos no hay nada escrito, pero por lo general a los hombres les gustan las dos sensaciones. Lo mejor es, además de observarlo y escucharlo, adaptarte al tipo de pene que tenga. Pueden ser de diferente tamaño y, sobre todo, de diferente forma. Hay penes mejor preparados que otros para hacer un oral pero, en cualquier caso, variando el ángulo o sabiendo donde centrarte según el tipo de pene que tenga, le encantará.

No dejes de tomar en cuenta los consejos que con relación al sexo oral encuentras en la sección Tu seguridad.

Basado en un artículo publicado originalmente en: www.enfemenino.com